Valores institucionales
En el INEEL contamos con un Código de Conducta, el cual vivimos como un compromiso de honor con la organización, con el fin de fortalecer el comportamiento ético, convivir en armonía y mejorar el desempeño individual y colectivo, así como reforzar los valores institucionales. Vivir nuestro Código de Conducta implica un compromiso con clientes y con la sociedad, alineado con la misión y visión del Instituto.
Nuestros valores institucionales definen a nuestra comunidad y su obligación con el bienestar laboral y social.
Interés público:

Las Personas Servidoras Públicas actúan buscando en todo momento la máxima atención de las necesidades y demandas de la sociedad. por encima de intereses y beneficios particulares, ajenos al beneficio colectivo.


Respeto:

Las Personas Servidoras Públicas se conducen con austeridad y sin ostentación y otorgan un trato digno y cordial a las personas en general y a sus compañeros y compañeras de trabajo, superiores, subordinados y subordinadas, en particular respetando sus derechos de tal manera que propician el diálogo cortés y la aplicación armónica de instrumentos que conduzcan al entendimiento, comportándose con eficacia y atendiendo al interés público.


Respeto a los derechos humanos:

Las Personas Servidoras Públicas respetan los derechos humanos y, en el ámbito de sus competencias y atribuciones, los garantizan, promueven y protegen de conformidad con los principios de: Universalidad, que establece que los derechos humanos corresponden a toda persona por el simple hecho de serlo; de interdependencia, que implica que los derechos humanos se encuentran vinculados íntimamente entre sí; de indivisibilidad que refiere que los derechos humanos conforman una totalidad, de tal forma que son complementarios e inseparables, y de progresividad, que prevé que los derechos humanos están en constante evolución y bajo ninguna circunstancia se justifica un retroceso en su protección.


Igualdad y no discriminación:

Las Personas Servidoras Públicas prestan sus servicios en el ámbito de sus funciones y facultades a todas las personas sin distinción, exclusión, restricción, o preferencia basada en el origen étnico o nacional, el color de piel, la cultura, el sexo, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, económica, la salud, la legislación, la religión, la apariencia física, las características genéticas, la situación migratoria, el embarazo, la lengua, las opiniones, las preferencias sexuales, la identidad o filiación política, el estado civil, la situación familiar, las responsabilidades familiares, el idioma, los antecedentes penales, cualquier tipo de enfermedad, incluyendo la conocida como coronavirus COVID-19, o bien por la simple presunción de que la persona estuvo en contacto cercano con personas en tratamiento contra COVID-19, o por cualquier otro motivo.


Equidad de género:

Las Personas Servidoras Públicas, en el ámbito de sus competencias y atribuciones, garantizan que tanto mujeres como hombres acceden con las mismas condiciones, posibilidades y oportunidades a los bienes y servicios públicos, a los programas y beneficios institucionales, y a los empleos, cargos y comisiones gubernamentales.


Entorno cultural y ecológico:

Las Personas Servidoras Públicas, en el desarrollo de sus actividades, evitan la afectación del patrimonio cultural de cualquier nación y de los ecosistemas del planeta; asumen una férrea voluntad de respeto, defensa y preservación de la cultura y del medio ambiente, y en el ejercicio de sus funciones y conforme a sus atribuciones promueven en la sociedad su protección y conservación, al ser éste el principal legado para las generaciones futuras.


Cooperación:

Las Personas Servidoras Públicas colaboran entre sí y propician el trabajo en equipo para alcanzar los objetivos comunes previstos en los planes y programas gubernamentales, generando así una plena vocación de servicio público en beneficio de la colectividad y confianza de la ciudadanía en sus instituciones.


Liderazgo:

Las Personas Servidoras Públicas son guía, ejemplo y promotoras del Código de Ética y las reglas de integridad; fomentan y aplican en el desempeño de sus funciones, los principios que la Constitución, la Ley de Austeridad Republicana y la Ley General de Responsabilidades Administrativas establecen, así como aquellos valores adicionales que por su importancia son intrínsecos a la función pública.


Integridad

En el INEEL estamos convencidos de que el comportamiento ético nos conduce al fortalecimiento de la convivencia en armonía y la mejora del desempeño individual y colectivo. Este actuar ético responde al interés público y genera certeza en nuestros clientes y en todas aquellas personas con las que nos vinculamos. Para lograr nuestra convivencia y armonía contamos con un Comité de Ética y de Prevención de Conflictos de Interés que promueve nuestras formas de comportamiento ético.

Conoce más de nuestras normas de integridad, de nuestro Código de Conducta y nuestra obligación con el bienestar laboral y social.

Informe Anual
Contiene información relativa al cumplimiento de los compromisos establecidos para el año 2019 por el Comité de Ética.
Código de Conducta
Contamos con un Código de Conducta donde nuestros valores institucionales definen a nuestra Comunidad, y su obligación con el bienestar laboral y social.

Última actualización: Lunes 28 de Septiembre de 2020, 17:40 hrs.